Hoy en día, muchos padres utilizan los dispositivos electrónicos para entretener a los niños, en muchos casos bebés, durante las comidas, mientras realizan tares, etc, pero ¿Cuáles son las consecuencias del uso del móvil en niños menores de 3 años?.
Actualmente los smartphones y las tablets están consideras “niñeras” por muchos padres, que lejos de ayudar y estimular su inteligencia puede afectar en muchos casos el correcto desarrollo de los pequeños.
Un estudio canadiense realizado en 900 niños de 6 meses hasta 2 años ha examinado la relación entre el tiempo que pasan los niños frente a los dispositivos electrónicos y su desarrollo del habla. Las sospechas ya existentes se confirmaron: La tecnología no nos hace más inteligentes. Es más, los investigadores contrastaron el tiempo de exposición frente a las pantallas y el cumplimiento de distintas metas del desarrollo que los niños debían alcanzar. Los resultados arrojan cifras alarmantes: Los niños menores de 18 meses pasan de media 30 minutos al día expuestos a las tablets o smartphones. Esa media hora de exposición diaria se traduce en un incremento del 49% en Retrasos del Habla, es decir, serán niños que comiencen a hablar más tarde de lo esperado y que podrán mostrar dificultades para transformar los sonidos en palabras.
Los especialistas del lenguaje (Logopedas) recomiendan volver a las raíces, para evitar las consecuencias del uso del móvil en niños menores de 3 años y utilizar otro tipo de actividades que enriquezcan el desarrollo del habla, como leer cuentos, conversar, nombrar y explicar objetos y tareas cotidianas, etc.
Si bien es cierto, que en la actualidad, no se concibe una escuela sin dispositivos electrónicos, al menos regular el tiempo y el uso que hacen de dichos dispositivos en casa, será una de las asignaturas pendientes para esta generación de padres y las futuras. Al menos, este tipo de estudios sirven para que los padres se cuestionen la utilidad de la tecnología en niños menores de 3 años y sean conscientes de como puede afectar a su desarrollo intelectual.
Compártelo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn