Esta semana, la aparición de una noticia en la que todo un pueblo de EEUU aprende lenguaje de signos para poder comunicarse con una niña de 2 añitos con sordera infantil, nos ha conmocionado por completo.

Ya sabemos que un niño puede tener sordera de nacimiento por complicaciones durante el embarazo o por razones genéticas y hereditarias, e incluso puede adquirir una sordera infantil por enfermedades y lesiones. Pero más importante que la etiología de la sordera, serán las adaptaciones que se hagan en el medio y las adaptaciones y rehabilitación auditiva que se lleve a cabo con el bebé con sordera infantil. Todos sabemos las implicaciones y repercusiones que a nivel cognitivo, emocional y social puede tener una sordera infantil. Sobre todo porque es una población que aún no ha adquirido el lenguaje , que es el medio habitual de acceso al aprendizaje y la puerta hacia la comunicación y socialización de la persona.

Por este motivo es tan importante el concepto de Atención Temprana, la evaluación, el diagnóstico y la rehabilitación correctas lo antes posible. De esa forma evitaremos o al menos minimizaremos los déficits producidos por la sordera infantil. El Logopeda, como profesional sanitario que se ocupa del lenguaje, la comunicación y la audición entre otras áreas, se encargará de elaborar una rehabilitación con actividades de estimulación y comunicación adecuadas en cada caso, ademas de ofrecer ayuda y formación a la familia más cercana del paciente.

Si claro, parte de nuestro trabajo como logopedas es formar a la familia más cercana, normalmente sus padres. Pero ¿Qué pasa con el resto?, ¿qué pasa con los familiares menos cercanos?, ¿y con los profesores?, ¿y con los niños?. Y es que, lo que es seguro, es que somos seres sociales y necesitamos comunicar y comprender lo que otros nos dicen, por el máximo número de personas que nos rodean.

De este modo debieron comprenderlo los vecinos de Newton, en EEUU, donde una niña de 2 años con sordera infantil salía a caminar con sus padres a diario. Los vecinos, al ver los esfuerzos que la niña hacia por comunicarse con ellos, decidieron hacer el esfuerzo recíproco de aprender lenguaje de signos y facilitar así la comunicación con ellos. Un claro ejemplo de convivencia y conciencia social.

En otros países, adoptando ese mismo compromiso con la comunidad sorda, se está implantando el lenguaje de signos como una asignatura obligatoria en el sistema educativo.

 

Compártelo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn